Colombia +57 3148141607

El nuevo Modelo Económico Es Colaborativo, de Bienestar y Robotizado.

María Helena Gómez G
Newsletter Noviembre, 2019

¿Protagonistas o Víctimas?

El nuevo modelo de
Economía en la era de
la Industria 4.0

Se siembra demasiado pesimismo. ¿Qué quieren los que aterrorizan y llenan de incertidumbre el entorno empresarial, de negocios y en esencia, el del comportamiento humano?

Muchos retos enfrentan las economías emergentes con un mundo más conectado, más sensible, más humanizado, más consciente de la sostenibilidad del planeta y sobre todo, con más recursos para administrar y que se multiplican al ritmo de la robotización.

Algo de historia

Desde los inicios de la mecanización con la que se empezó a tecnificar el trabajo, hemos sido protagonistas de las grandes crisis que cada revolución ha generado a causa de la inconsciencia humana en identificar y apropiar las evidentes muestras de cambio en los modelos de producción. Con la sistematización y automatización de la segunda y tercera revolución industrial, los resultados concluyentes que podemos generalizar hasta ahora, desde el punto de vista económico, es que tenemos más empresas, más productividad, más innovación, mejor calidad de vida y aún más oportunidades de inclusión para quien se prepare con sentido de aportación para una economía inteligente que aprovecha los nuevos modelos de producción basados en la robótica y en la inteligencia artificial de la cuarta revolución, para crear experiencias colaborativas que humanicen y le den sostenibilidad a las nuevas generaciones.

La Robotización y la Inteligencia Artificial

Softbank Robotics en el año 2014 desarrolló el robot que puede interpretar emociones humanas, su función dicen, es “hacer feliz a la gente” Un humanoide. Hoy, los robots con el uso cada vez más avanzado de la inteligencia artificial y el “big data”, han convertido a estas súper máquinas en sistemas completamente autónomos, capaces de tomar decisiones sin la intervención de un ser humano. Todo esto da por sentado un incremento ostensible en la productividad, disminución de costos y mejora en la calidad de los procesos y los productos o servicios finales. De toda esta evolución ha emergido un creciente número de nuevos modelos de negocio de base tecnológica e innovación, mayor involucramiento emprendedor y cierre de la brecha empresarial. Sin duda, la robotización ha generado, como lo hicieron las anteriores revoluciones, una mejora en el bienestar humano al eliminar trabajos esforzados y peligrosos e influir directamente en la salud y conexión con todo los puntos de red física e inteligente, a los centros de desarrollo, democratizando las fuentes públicas y privadas, disminuyendo las horas laborales y permitiendo más tiempo para el ocio y el placer donde se alimenta no solo el cuerpo, hoy más la mente y el espíritu.

Por una economía colaborativa y sostenible

En medio del abrumador cambio tecnológico, es claro ver como en el inconsciente colectivo se percibe ya un rechazo al consumismo puro. El disfrute de experiencias gratificantes y menor inclinación hacia la preferencia por los activos fijos, dejan ver a una sociedad más humana, con necesidad de cuidar el medio ambiente y de participar en la construcción, más que en alianzas en colaborar genuinamente, en donde el dinero persé no es la moneda necesaria de intercambio. Se están reinventando las empresas y sus clientes que cada vez se convierten más en prosumidores.

Un futuro Optimista basado
en la co-creación y la
co- construcción.

Los nuevos modelos económicos despiertan emociones, utilizan el talento nato de sus habitantes, es hora de ver, más que temores y miedos por la cuarta revolución industrial, oportunidades para usar la creatividad y la capacidad de emocionar el mercado, para impactar los negocios y las empresas.

Un estudio realizado por Future Workplace halló un aumento de 18% en el número de trabajadores que usan la inteligencia artificial en alguna faceta de sus empleos, representando más de la mitad de los encuestados. El director y autor del libro “Back to Human” (de vuelta al ser humano), destaca cómo las habilidades blandas, como formar, motivar, generar cultura, entender los sentimientos y ser considerados, son aspectos propios de los líderes y del ser humano. Aunque los robots tengan menos sesgos en información, las personas seguirán gestionando el recurso humano e incluso, el robótico, así como será necesario que ambos trabajen juntos.

¿Cuáles son entonces las ocupaciones del futuro?

Las ocupaciones del futuro y en las que hoy deben estar preparándose las nuevas generaciones tienen que ver con las propias que entusiasmen y apasionen, porque son las que provienen del talento y el placer de vivir con propósito y no las que van con la ambición del dinero en su esencia.

Cada vez se hace más necesario que las personas y los robots trabajen juntos.

Si bien la exploración espacial, la ingeniería genética, la analítica de datos, la robótica en toda su cadena de valor como la medicina robótica, la seguridad cibernética, la programación algorítmica y muchas otras que ni los nombres son hoy identificados, son parte de las ocupaciones técnicas que seguirán siendo protagonistas de continuar el avance tecnológico y los jóvenes, sin barreras de lenguaje, deben estar ahí preparándose para coparticipar de las nuevas transformaciones en los modelos de producción y creación de riqueza para las naciones.

Igual espacio hay y habrá para todas aquellas ocupaciones relacionadas con las industrias de lo intangible, que siguen ocupando un gran número de personas con talento tácito que transfieren un valor holístico a quien lo recibe, humanizando y generando un gran valor experiencial, tales son los casos como del sector turístico, todo lo relacionado con los cuidados de la salud y el embellecimiento en general y la atención al adulto mayor, los deportistas, todo lo concerniente con la industria del entretenimiento, el servicio al cliente, la empatía y la ética son fundamentos que construyen la relación de confianza y lealtad en el largo plazo; los profesores, los maestros, no desaparecerán en su esencia y los que despiertan la curiosidad y el autoestima en los niños aún menos, así como los consejeros espirituales y gurús del mindfulness, la meditación, el yoga, entre otros, estarán más vigentes que nunca.

Ver los avances tecnológicos como parte esencial del desarrollo, contribuye a cerrar la brecha y aprovecharse más rápidamente de los beneficios del cambio.

Por último, el mundo del medio ambiente y la conservación de las especies, como la generación de energías alternativas que abaraten los costos y propicien un sin número de industrias en la llamada también Economía Verde.

Comparte este árticulo

Síguenos en redes

Todos los derechos reservados DDBA Copyright © 2020