Colombia +57 3148141607

¿Conoces la verdadera utilidad del EBITDA?

Si bien es posible que para algunos empresarios  la sigla EBITDA (en inglés “Excedent Before Interest, Taxes plus Depreciation and Amortization») pueda ser conocida, en muchos casos, su utilidad es desconocida y su interpretación, análisis y uso, se queda en manos de los equipos contables o financieros de la empresa, desaprovechándolo desde la gerencia como indicador de medición de gestión y visualización parcial de la  generación de caja de la empresa para la consolidación de la estrategia e incluso determinar el valor de venta de una compañía si fuera del caso.

 

Para efectos prácticos el EBITDA se obtiene de la siguiente forma:

Como  indicador, uno de sus usos está en la relación con las Ventas, midiendo la eficiencia en la gestión y el nivel de rentabilidad de la operación;  muestra la capacidad de la compañía de generar los recursos necesarios para atender su operación.  Tanto los intereses por deuda financiera e impuestos, están fuera de la actividad operacional de la compañía, de allí que se extraigan para  la determinación del indicador y uno de los usos sea la relación de EBITDA/Intereses pagados, estimando la capacidad de pago frente a la adquisición de un nuevo endeudamiento. Tanto como medida de gestión rentable sobre las ventas e indicador de capacidad de pago para nuevo endeudamiento, su utilidad puede ser apreciable combinado con otros indicadores e instrumentos financieros.

Así mismo, es necesario referir que el EBITDA  es una medida estática de la caja, como una razón (porcentaje) de las Ventas; esto porque refleja el comportamiento del  indicador en un período particular (año) y no incorpora las variaciones del capital de trabajo y las inversiones en activos fijos productivos.
El EBITDA puede servir efectivamente para determinar la base del flujo de caja, no lo es en sí mismo, ya que las ventas sólo se convierten en efectivo, en el momento de su ingreso a las cuentas de la empresa, en ese orden de ideas, determinar la calidad de la cartera, la rotación de la misma (días que tarda el ingreso a la caja de la empresa), así como el manejo de los inventarios, razón por la que se vincula el EBITDA con la gestión del capital de trabajo, siendo esta, su operación de  corto plazo, que además se integra con las cuentas por pagar a proveedores.  Con la combinación de estos indicadores, podemos obtener una medida de la generación de caja más adecuada a la realidad de la empresa.

Muy importante tener en cuenta que si bien una razón EBITDA/Ventas puede ser  por ejemplo de 40% (muy buena en algunas industrias) y la cartera tiene una lenta rotación digamos a más de 180 días (rotación muy deficiente), muy seguramente la compañía es altamente demandante de caja, dado que en general los costos de materia prima, gastos de administración y ventas, impuestos,  se deben pagar recurrentemente y los proveedores usualmente ofrecen menores tiempos de financiación. Este desequilibrio conlleva a que la empresa deba sostener altos niveles de endeudamiento y comprometa su viabilidad, erosionando la rentabilidad por el alto costo que genera mantener una deuda creciente.

 

Las necesidades de inventario, dependiendo la recurrencia de las compras, su origen importado o nacional, los requerimientos de almacenamiento y la calidad del inventario al momento de una posible liquidación, afectan la caja de forma considerable, de allí que trabajar con el mínimo inventario u ojalá sin él, sea una gran estrategia de negocios.

Otro aspecto a tener en cuenta en el uso del EBITDA es su combinación en la dinámica de la empresa para la adquisición de activos fijos productivos necesarios para mantener el crecimiento y la competitividad. La inversión en activos fijos hace parte de la estrategia de crecimiento de la empresa y es un consumidor neto de caja por el alto nivel de inversión y la lentitud en la recuperación de dichas inversiones tales como bodegas, oficinas, maquinaria, tecnología, etc.

 En general estas inversiones requieren endeudamiento de largo plazo para poderse apalancar y como lo mencionamos anteriormente, el EBITDA es una medida para determinar parcialmente la capacidad de pago, asociada al flujo de caja y a los intereses de la deuda a adquirir.

Otro uso ampliamente aceptado del EBITDA es como base para la determinación del valor de venta de una compañía, dependiendo el tipo de actividad y la madurez de la industria, se puede llegar acuerdos de venta de la empresa de X veces EBITDA. No es un indicador único para la determinación del precio de la compañía, siendo necesario tener en cuenta el nivel de endeudamiento, los intangibles y la dinámica futura del negocio, entre otros.

El EBITDA  es entonces una herramienta útil para la toma de decisiones a nivel empresarial, para proyectar el crecimiento rentable, combinado con un adecuado manejo del capital de trabajo y la eficiencia en la adquisición de activos, podría ayudar a la ejecución de estrategias que garanticen la sostenibilidad de la empresa en el largo plazo.

En otra entrega  profundizaremos sobre  la relación EBITDA Flujo de caja y su conexión con el endeudamiento financiero, si estás interesado suscríbete y recibe nuestras actualizaciones a tiempo. Si consideras esta información de utilidad para alguien más, !compártelo!

CARLOS HOLMES FLÓREZ
Director Ejecutivo
DDBA DUE DILIGENCE BUSINESS ALLY

Comparte este árticulo

Síguenos en redes

Todos los derechos reservados DDBA Copyright © 2020